¡Comparte en tus redes!

Érase una vez, un duende que quería apoderarse de un maravilloso parque, pero había un ogro que también quería apoderarse de él.

El duende le dijo al ogro: – ¡tú jamás me derrotaras! Eso crees- respondió el ogro; ¡luchemos a ver quién se queda con el parque! – contestó el otro… Está bien- dijo el ogro.

Así lucharon y lucharon un largo rato, de repente dijo el duende: paremos, esto no soluciona nada, a lo que el ogro respondió: – ¡tú tienes toda la razón!

Ellos hicieron las paces, compartieron el parque y así aprendieron a vivir en armonía.

Escribe unas lineas