¡Comparte en tus redes!

Juana se llamada la flor que quería salvar el mundo.  En su ardua labor se dio cuenta que ya había muchas flores haciendo ese trabajo y pensó en hacerlo de una manera diferente, teniendo súper poderes y siendo buena con las demás flores.

Un día, escuchó que una flor dijo que había una bebida que hacía que ellas tuvieran súper poderes, se enteró que la bebida estaba en la casa de la flor más amable.  Ella empezó a buscar hasta que llegó a saber que en realidad era en la casa de su amiga la flor Mora.

Ella se dirigió al hogar de Mora y le contó lo que quería hacer,  entonces ella le permitió buscar por todos lados; encontró una botella con un líquido rojo que decía «La sangre de un Superhéroe», ella la destapó y se tomó su contenido sin revisar las indicaciones. Después de haberla ingerido se creció como un gigante, porque era sangre de un súper héroe gigante y por donde pasaba todo lo iba destruyendo, entonces tuvo que irse para una isla donde estuviera sola y no dañara nada.

Por estar sola se puso muy triste, deseaba aquellos días en que jugaba y ayudaba a proteger el mundo con todas sus amigas las flores; así comprendió que lo más importante era que su tamaño fuera pequeño o parecido al de sus amigas y que el trabajo que hacía era grandioso y la compañía de todas las flores era muy importante.

Así pasaron muchos años para ella en esa isla, hasta que un día apareció un ser mágico que sintió su tristeza y el buen corazón que tenía, decidió preguntarle en que la podía ayudar y ella respondió que quería volver a ser como antes.  La transformó y fue tanta su alegría que se convirtió en una flor maravillosa y muy feliz, volvió donde todas sus amigas a contarles su gran aventura y la enseñanza que había aprendido.

Fin.

Escribe unas lineas