¡Comparte en tus redes!

En un pueblito existía  un niño que cree en los marcianos, pero los demás no le creían. Un día cayó del cielo una nave espacial, los extraterrestres le dijeron que si no arreglaba su nave iban a destruir el planeta.  El niño muy preocupado por lo que escuchó se puso a arreglarla, intentaba e intentaba, pero no podía.

Las alienígenas cansados de esperar le dijeron que se apresurara, pero él solo era un niño. Entonces se le ocurrió que si se ganaba el corazón de estos, no iban a destruir la tierra; los invitó a su casa y en ella los atendió como si fueran de su familia y así se ganó su corazón y ellos se quedaron y la gente se acostumbró a vivir entre marcianos.

Escribe unas lineas