¡Comparte en tus redes!

Había una vez un niño llamado Simón. Un día su mamá lo mandó a la tienda a comprar comida, cuando vio que a un anciano se le cayó un billete del bolsillo, pensó en no decir nada para comprar cosas y comer con sus hermanas, pues eran pobres; pero decidió levantar el billete y entregarlo a su dueño. Al devolvérselo, este le dio una carta que debía mantener cerrada y solo abrirla en el lugar indicado por el anciano, la casa del hombre más rico del pueblo, el cual recibió la carta y al abrirla y ver el mensaje del anciano le regaló una casa a Simón, para que viviera con su familia el resto de su vida.

FIN.

Escribe unas lineas